Activistas españoles protestan ante la CE contra la matanza de focas

                                 

 

Un grupo de activistas de la organización española de defensa de los derechos de los animales, Fundación Equanimal, se manifestó este miércoles en Bruselas para protestar contra la matanza de focas en Canadá. Equanimal exige que el Ejecutivo comunitario prohíba la importación de productos derivados de estos mamíferos.

 

La protesta, que será repetida mañana en Barcelona y Madrid, estaba presidida por una de los activistas que, desnuda y tendida boca abajo sobre una bandera canadiense ‘ensangrentada’ de pintura, yacía ‘muerta’ después de haber recibido un golpe en la cabeza con una hacha. El resto de activistas, ataviados con monos rojos semejantes a los de los presos en Guantánamo, portaban pancartas que leían ‘Stop la matanza de focas’ en varios idiomas -español, inglés, francés y alemán–.
En declaraciones a los medios el portavoz de Eqanimal, Rafael Boró, aseguró que el acto pretende “apoyar” al comisario Dimas en su empeño por “prohibir la importación de productos derivados de focas” en la Unión Europea, algo que, aseguró, respalda la opinión pública europea, “mayoritariamente contraria a la matanza de focas”, aseguró.
“La idea de este acto es conseguir que la UE se decida a prohibir la importación de productos derivados de las focas canadienses”, explicó, tal y como le ha propuesto el comisario Dimas a los Veintisiete. “Los países tienen que estudiarlo (…) la idea es apoyar esta idea masivamente para que los Estados miembros que, al final son los que deciden, secunden la idea del comisario”, quien no obstante explicó, “ha reconocido que (su aprobación) es difícil porque necesita el respaldo de todos los miembros”. . .

 

Anuncios

Canadá aborda un barco que protestaba contra la caza de focas y detiene al capitán

Las autoridades canadienses abordaron el pasado sábado un barco que estaba protestando contra la caza anual de focas y arrestaron tanto a su capitán como al primer oficial acusándoles de acercarse demasiado a los cazadores y entorpecer la caza, según informó el Gobierno de Canadá.

El ministro canadiense de Pesca, Loyola Hearn, aseguró que el buque, llamado Farley Mowat, había sido abordado para «asegurar la conducta segura y ordenada de la caza de focas». Sin embargo, la Sociedad Pastora de Conservación Marina, propietaria de la nave, aseguró que el barco se encontraba unas doce millas (19 kilómetros) fuera de los límites del territorio canadiense.

El representante de la sociedad, Paul Watson, calificó el abordaje como «un acto de guerra» y añadió que «el Gobierno de Canadá acaba de enviar una misión de abordaje armada para hacerse con el control de un barco holandés en aguas internacionales y lo ha conseguido.

La caza anual de focas en la costa atlántica de Canadá ha sido desde hace mucho tiempo objeto de protestas por parte de grupos ecologistas, que todos los años difunden fotografías y vídeos para obligar al país norteamericano a dejar de matar focas. Las pieles de éstas son utilizadas para la fabricación de abrigos y otro tipo de ropa, y existe un mercado creciente del aceite de foca, que tiene altos niveles del ácido omega 3.

Sustento de los habitantes

El Gobierno canadiense, que este año coloca en 275.000 la cifra de muertes de crías de foca, asegura que la matanza de éstas salvaguarda las reservas de pescado y garantiza el sustento de los habitantes de la región.

En cuanto a la detención del capitán y el primer oficial del Farley Mowat, el Gobierno canadiense facilitó una fotografía en la que se aprecia al barco acercándose a los cazadores. Además, Hearn explicó que «el Gobierno ha actuado para proteger la seguridad y el sustento de los cazadores canadienses», añadiendo que «continuará protegiéndoles» para asegurar la «gestión humana y sostenible de la caza». El mes pasado, varios cazadores murieron al estrellarse su buque contra un iceberg y hundirse en las aguas heladas del golfo de San Lorenzo.